Dualismo Patricio - Plebeyo


Patricio Romano
Patricio Romano - CC BY-SA 3.0

A finales del siglo VI a.C. (sobre el 509) con la expulsión del trono de Roma de Tarquino el Soberbio se pone fin al periodo monárquico en le historia de Roma, surgiendo otro régimen político transcendental en su historia: La República.

Es en este periodo cuando comienza el intenso enfrentamiento que durante los siglos V al III a.C protagonizaron dos grandes grupos sociales cuyo origen se remonta a los de Roma, los Patricios por un lado, y los Plebeyos por otro; los primeros, pertenecientes a las familias romanas de más rancio abolengo pretendían mantener su poder y privilegios, mientras que los Plebeyos, impedidos de alcanzar dichas cotas, luchaban por conseguirlas.


El Patriciado era la clase aristocrática con poder político y económico. Grupo cerrado y exclusivo, tenía sus orígenes en la época monárquica, ya desde el siglo VII a.C. Lo constituían un conjunto de familias (gentes) que durante el gobierno de los reyes habían conseguido grandes privilegios, que hacían hereditarios. Durante el reinado de Tarquinio Prisco se incrementó en número con la incorporación de las llamadas gentes minores.


Sus privilegios eran fundamentalmente de orden político, lo que les permitía ocupar cargos de poder en todos los estamentos de la sociedad, desde el Senado, las centurias de caballería o los principales sacerdocios.


Al caer la monarquía los patricios se pusieron al frente del régimen republicano.


Los Plebeyos, el otro grupo social, es más heterogéneo, sin la fuerza política y económica de los Patricios. Constituían La Plebe (Plebs).


Dentro de los Plebeyos sí que había un grupo que se podía llamar la aristocracia plebeya, con poder económico pero marginados políticamente. Este grupo dentro de los Plebeyos sí que fue aceptado en el Senado, denominándose los conscripti, y diferenciándose de los patres, los senadores de tradición patricia. Por lo tanto, el Senado se formó de patres et conscripti.


El resto de la plebe se diferenciaba según su ubicación y trabajo. Estaba la Plebe rural, propietarios agrícolas, llamados adsidui, cuya posición social variaba en función de su riqueza y sus bienes. La Plebe urbana, artesanos y comerciantes, más marginados que los miembros de la Plebe rural, ya que la posesión de tierras era considerado como un signo de posición social.


Y para terminar estaban los plebeyos sin posesiones, que vivían de su trabajo como jornaleros (proletarii), la escala más baja dentro de este grupo.


Tras la victoria frente a la coalición latina en el lago Regilo en el 496 a.C. y la firma del Foedus Cassianum en el 493 a.C. los Patricios consolidan su poder controlando las leyes, justicia, instituciones, religión y recursos económicos, lo que provocó tensiones con los plebeyos en un enfrentamiento que duró entre el 494 y el 133 a.C.


Podemos destacar como causas de conflicto entre ambos grupos:


Causas socioeconómicas.


Tenemos por un lado el problema del ager público. Aquellas tierras cuya titularidad correspondía a la ciudad, procedente de las conquistas enemigas. Los Patricios pretendían ocuparla manteniendo su uso público, mientras que los plebeyos eran partidarios de repartirlas y que fueran a manos privadas. Esto fue causa de conflictos hasta casi al final de la época republicana con la reforma de Tiberio y Cayo Graco en el 133 a.C.

El nexum era el vínculo que ataba al campesino endeudado con los ricos propietarios. Muchos pequeños propietarios ya fuera por las malas cosechas y por el servicio militar obligatorio, se vieron obligados a solicitar créditos a los ricos propietarios, y si no podían pagarlos quedaban atrapados por el nexum, cediendo su propiedad al acreedor debiendo seguir cultivándola.



Causas políticas.


La élite plebeya no toleraba que sus reivindicaciones fueran permanentemente bloqueadas por el patriciado, así que ésta empieza a agitar a la plebe rural en su propio beneficio. Apoyando el enfrentamiento del 494 a.C. cuando la masa plebeya se retiró al monte Aventino amenazando con crear una nueva Roma.


En este conflicto tuvieron mucha importancia los adsidui, los propietarios de tierras, miembros del ejército, que forzaron la negociación entre Patricios y Plebeyos. Como consecuencia de este conflicto surge el Tribunado de la Plebe como magistratura exclusiva. Los primeros tribunos fueron oficiales del ejército -los llamados tribuni militum- que encabezaron la revuelta. El conflicto Patricio – Plebeyo se desarrolló durante varios siglos, en los cuales los Plebeyos fueron consiguiendo sucesivos logros hasta el fin de la República.